Menu

En manifestaciones

Este listado es INCOMPLETO y está en constante construcción.

Si dispone de más información sobre cualquiera de estos casos o información sobre casos que no aparecen, le rogamos que nos remita esos datos a info@argituz.org

Este listado no contiene nombres por motivos relacionados con la legislación de protección de datos personales.

PERSONAS MUERTAS EN MANIFESTACIONES, HUELGAS O PROTESTAS POR GRUPOS PARAPOLICIALES O ULTRAS

En este apartado se recogen casos de personas fallecidas por la acción violenta de grupos parapoliciales y ultraderechistas dirigida contra manifestaciones, huelgas o actos festivo reivindicativos en las que se dio igualmente fuerte presencia policial o queda difusa su complicidad o inhibición ante los hechos que se suceden.

09/05/1976.
En Montejurra. Varón de 20 años, natural de Estella-Lizarra. Muere de dos disparos en la subida anual de la familia carlista a la cima del Montejurra. En esta ocasión, fascistas organizados, con presencia de italianos y argentinos, seguidores de Sixto de Borbón, y ante la pasividad de la Guardia Civil, realizaron un despliegue de fuerzas, incluido armamento y munición militar, para impedir que los carlistas realizaran su acto. Esa pasividad fue catalogada por La Voz de España así: “Ni siquiera la exquisita imparcialidad de la fuerza pública, que sólo intervino en el momento cumbre del enfrentamiento, pudo servir como ejemplo a seguir” (11/05/1976). Hubo bastantes heridos y también murió otro carlista por un disparo junto al Monasterio de Iratxe. El Alcázar de Madrid justificaría la acción militar de esta forma: “La infamante ikurriña separatista, que llenó de oprobio y dolor a las entrañables provincias vascas y contra la que lucharon heroicamente los mejores Tercios del requeté navarro, flameó en las laderas de Montejurra portada por renegados del Tradicionalismo y comandos ETA, únicos responsables de la sangre vertida el domingo en la sagrada montaña de la Tradición. Aquí no caben engaños. Frente a la provocación separatista, frente a los infames gritos demagógicos de los marxistas y separatistas, un grupo de hombres, menor en número, pero superior en fortaleza moral y política, rescató el pasado domingo, con el precio de la sangre, el honor de Montejurra, cuya cumbre no pudieron hollar este año ni los etarras ni los comunistas y socialistas que abrigan el resentimiento del príncipe consorte holandés” (11/05/1976). En Montejurra 76 pudieron verse hasta seis mercenarios fascistas que estaban relacionados con el BVE o luego estuvieron con los GAL, uno de ellos “el responsable máximo del terrorismo negro italiano y enlace entre los servicios secretos de Presidencia de Gobierno y la mano de obra mercenaria (…) Casi todos ellos tenían graves cuentas pendientes en sus países de origen” (La trama del GAL, pp. 24 y 25).

Fuentes:
Partido Carlista. Informe Montejurra’76, p. 90, 1977.

El País del 20/01/1978.

Josep Carles Clemente y Carles S. Costa. Montejurra 76. Encrucijada política, La Gaya, Barcelona 1976.

José Luis Morales, Teresa Toda y Miren Imaz en La trama del GAL, pp. 24 y 25. Editorial Revolución, Madrid 1988.

13/05/1976.
En Montejurra. Varón, carlista de Santander, herido el 9 de mayo, muere por las heridas producidas por los disparos de un comandante militar jubilado, al frente de un grupo parapolicial que desfilaba marcialmente junto a fascistas conocidos, que impedían el paso a los carlistas demócratas. La Guardia Civil no intervino hasta el último momento y no detuvo a ninguno de los agresores. El comandante lo será el día 15, pero nunca fue juzgado. Hubo bastantes heridos y también murió otro carlista cuando subía hacia la cima de Montejurra. El Alcázar de Madrid justificaría la acción militar de esta forma: “La infamante ikurriña separatista, que llenó de oprobio y dolor a las entrañables provincias vascas y contra la que lucharon heroicamente los mejores Tercios del requeté navarro, flameó en las laderas de Montejurra portada por renegados del Tradicionalismo y comandos ETA, únicos responsables de la sangre vertida el domingo en la sagrada montaña de la Tradición. Aquí no caben engaños. Frente a la provocación separatista, frente a los infames gritos demagógicos de los marxistas y separatistas, un grupo de hombres, menor en número, pero superior en fortaleza moral y política, rescató el pasado domingo, con el precio de la sangre, el honor de Montejurra, cuya cumbre no pudieron hollar este año ni los etarras ni los comunistas y socialistas que abrigan el resentimiento del príncipe consorte holandés” (11/05/1976). En Montejurra pudieron verse hasta seis mercenarios fascistas que estaban relacionados con el BVE o luego estuvieron con los GAL, uno de ellos “el responsable máximo del terrorismo negro italiano y enlace entre los servicios secretos de Presidencia de Gobierno y la mano de obra mercenaria (…) Casi todos ellos tenían graves cuentas pendientes en sus países de origen” (La trama del GAL, pp. 24 y 25).

Fuentes:
Partido Carlista. Informe Montejurra’76, p. 90, 1977.

El País del 20/01/1978.

Josep Carles Clemente y Carles S. Costa. Montejurra 76. Encrucijada política, La Gaya, Barcelona 1976.

José Luis Morales, Teresa Toda y Miren Imaz en La trama del GAL, pp. 24 y 25. Editorial Revolución, Madrid 1988.

09/05/1976.
09/07/1976.
En Santurtzi. Mujer de 44 años, madre de tres hijos, muerta el Día de la Sardinada, en esa localidad vizcaina, por los disparos de cinco “incontrolados” que se introdujeron en la manifestación pro amnistía convocada en esa localidad vizcaina. Dos personas más, de 19 y 31 años, resultaron heridas. Alguno de los agresores se refugió en el portal donde vivía un conocido ultra y otro, vestido de arrantzale y pañuelo al cuello, se dirigió a un policía municipal que lo metió en el Ayuntamiento. En el Informe de la DAVT se lee que “se atribuye a pistoleros de la extrema derecha” la autoría. Otras fuentes dijeron que eran agentes disfrazados. El Juzgado de Instrucción nº 5 de Bilbao abrió unas primeras diligencias, pero en diciembre de 1976 fue sobreseído el caso y archivado. Tras ello, la familia pleiteó durante años en los tribunales y finalmente consiguió que la difunta fuera considerada víctima del terrorismo.

Fuentes:
Informe sobre víctimas del terrorismo practicado por grupos incontrolados, de extrema derecha y el GAL. Departamento de Interior del Gobierno vasco y la Dirección de Atención a las Víctimas del Terrorismo (DAVT), p. 16.

El caso de Norma Menchaca. Informe Víctimas de vulneraciones de derechos humanos derivadas de la violencia de motivación política. Dirección de DDHH del Gobierno vasco, pp. 398 a 402.

El País del 16/04/2002, del 11/07/1976 y del 24/01/2006.

Este listado es INCOMPLETO y está en constante construcción.
Si dispone de más información sobre cualquiera de estos casos o información sobre casos que no aparecen, le rogamos que nos remita esos datos a info@argituz.org
Este listado no contiene nombres por motivos relacionados con la legislación de protección de datos personales.